Cuando la familia se amplía en número aparecen necesidades que solo unos meses atrás difícilmente se podían imaginar, y de pronto el maletero se llena con elementos como carritos, bolsas con pañales, comida y ropa, juguetes y un largo etcétera que nos obliga a hacer malabares para situarlo todo en el espacio de carga. Por estas, y otras muchas razones, resulta de vital importancia acertar en el momento de la compra de un vehículo, pues variables como la habitabilidad interior, el maletero y la distribución de huecos guardaobjetos se convierten en los principales argumentos a la hora de elegir nuestro coche.

Mas informacion: http://motor.elpais.com/actualidad/10-mejores-coches-viajar-familia/